Por el Ojo de la Cerradura

Mi vida escapa a la normalidad en muchas formas, y son esas experiencias las que quiero compartir por esta via con el mundo. Busco mostrar solo ciertas partes de mi que enganchen la curiosidad de quien me lea, para que por unos momentos entren en contacto con mi propia esencia y logren verme a traves del ojo de la cerradura.

Nombre: Sebastian
Ubicación: Ciudad de Mexico, Mexico

domingo, diciembre 25, 2005

Feliz Navidad

Antes que nada me gustaria desearles a todos ustedes la mas feliz navidad, que el amor que caracteriza a esta fecha inunde sus vidas y que se mantenga ahi todo el año.
Ahora si, ya podemos empezar con el mas reciente relato.
Este momento es un ejemplo muy claro, en mi vida, de como el conocimiento puede liberarte de muchos fantasmas y emociones bastante negativas y destructivas. A lo largo de mi vida me he preciado de entender con un poco de mas profundidad que la mayoria de la gente que conozco la esfera espiritual de la vida. Nadie se ha sentado a platicarme como son las cosas en ese mundo, simplemente lo se, y aunado ese conocimento a las experiencias que he tenido en mis ya pronto 33 años de vida, he obtenido una vision bastante particular del mundo.
Hoy esa vision me ha salvado.
Hace un mes nacio Julian, el segundo hijo de mi hermana. Un niño hermoso, no es broma, normalmente al nacer parecen ratas mojadas, not a pretty sight, pero este chamaco nacio asi, absolutamente hermoso. La familia estaba feliz, imaginense.
Ahi empezo la danza. Isabella cayo en una gripa de esas tan monas para una madre amamantando a su niño. Isa sale de su gripa, mi hermana no se libra del cansancio. Y asi, casi inmediatamente, a mi hermana le da mastitis, se le bloquea un seno, obviamente hay infeccion y tiene que tomar antibioticos. La pobre estaba con unos dolores impresionantes, pero creo que no calaron tan profundo como el ver que su hijo vomitaba casi toda la leche que tomaba. Mi hermana sale de la mastitis, mi sobrino no dejaba de vomitar.
Le hacen a Julian unos examenes y antier los revisa el medico. Resulta que se le formo un musculo alrrededor del piloro lo cual llevaba al pobre niño al vomito. ¿El tratamiento? cirugia. Mi pobre chiquito tiene una herida de 3 centimetros, que para el mundo adulto no es nada, pero imaginensela en un pequeño de 4.8 k. Julian salio ayer, 24 de diciembre, del hospital a las 7 de la noche.
Ahi es donde mi vision tan extraña me salvo de un berrinche espiritual marca Acme. No es nada facil pensar que a tu sobrino le estan dando anestecia general y que lo van a abrir cual pescado para arreglarle lo que sea, fue absolutamente tensionante. Isabella estaba muy alterada, preguntando por su hermano todo el tiempo, mi hermana y su esposo viajando entre interlomas y su casa para poder estar aunque fueran unos momentos con cada uno de sus hijos, mi madre y yo cuidando a Isa. Todo un caos emocional como podran imaginarse. Y todo esto a tan solo dos dias del aniversario luctuoso de mi padre. Que tal la formula, ¿eh?
Pero este año la navidad fue una tanto diferente a la del año pasado. La navidad del 2004 fue una cena gris, triste, con la sombra de mi padre detras de mi familia. Este año, aunque tensos como nunca, tuvimos muchos motivos para celebrar con Julian en la mesa.
Hoy me encuentro agotado, sin un gramo de energia en mi, pero ire a comer con mi hermana y mis sobrinos, ahi esta la diferencia, con ellos si puedo comer.
!Feliz Navidad papa!

1 Comments:

Blogger Caro Azul said...

Pollito!!! Sé que ha sido un año difícil, pero sabes que aqui seguimos apoyando y deseando que este que empieza sea mucho mejor.

Te mando mucho abrazos y muchos besos, te quiero mucho!!!

8:04 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home