Por el Ojo de la Cerradura

Mi vida escapa a la normalidad en muchas formas, y son esas experiencias las que quiero compartir por esta via con el mundo. Busco mostrar solo ciertas partes de mi que enganchen la curiosidad de quien me lea, para que por unos momentos entren en contacto con mi propia esencia y logren verme a traves del ojo de la cerradura.

Nombre: Sebastian
Ubicación: Ciudad de Mexico, Mexico

martes, agosto 02, 2005

Uno de esos dias

Hoy es uno de esos dias en que el clima concuerda perfectamente con la forma en la que me siento, es como si la naturaleza hubiera ideado un dia gris y lluvioso y lo tuviera guardado, solo para mi.
Mi familia paterna ha sido algo dramatica desde hace ya unos buenos años, de 5 hijos que tuvo mi abuela hoy solo sobrevive una, mi padre siendo su ultima perdida, ya enterro hasta la sirvienta que trabajo para ella por 40 años, a sus padres y hermanos.
Hoy mi familia se enfrenta a la perdida mas grande, perder a mi abuela en vida. Mi tia, su unica hija, vive en Chihuahua y ya lleva mas de un mes aqui en Mexico cuadando a su madre. Obviamente toda su vida se encuentra al norte y no puede quedarse mas tiempo por estos lares. Mi abuela no puede quedarse sola, por lo que la unica opcion viable es que viajen las dos lo mas pronto posible a Chihuahua.
Hoy fui a su casa, casa que conozco desde mis primeros dias, casa que ya esta siendo desmantelada. El dolor que causa ver una casa que conoces de siempre, una casa que no ha cambiado nada desde que tengo memoria con las paredes desnudas y sus muebles vaciandose es indescriptible. Hoy empeze a llorar la ausencia no solo de mi abuela, sino de todas aquellas personas que toda la vida fueron asociadas a esas cuatro paredes.
Hoy mis emociones duelen, hoy la seguridad que te da la familia se desmorona.
Hoy tengo que empezar a encontrar esa continuidad y esa estructura unicamente dentro de mi.
Es esto a lo que le llaman madurar, a esto se le llama crecer? Yo solo encuentro a mi alma aputada.

3 Comments:

Blogger Silencio V_2.0 Release 3 said...

Pues esto es así, creces para ver como todo se cae, pero tanbién otras cosas crecen, dejas de ser un chavín para encontrarte y encontrar otras cosas, sería genial que todo quedara como antes, que mi abuelo siguiera vivo y sin prestarme sus discos de jazz y sus libros de ciencia ficción, pero también disfruto haberlos leido cuando podía entenderlos y seguirlos disfrutando con mis propios sonidos descubiertos a golpes. Dejare que este mundo avance, siempre vienen nuevas experiencias, nuevos dolores y todo eso.
Aún así le acompaño en su pena. Tomese un té caliente frente a la ventana.

12:05 a.m.  
Blogger Caro Azul said...

Pollito... me duele un chingo leerte así. Sabes cuánto te quiero, y cuánto te extraño.

10:59 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

AMIGO AUNQUE YA CASI NO NOS HEMOS VISTO SABES QUE ESTOY CONTIGO, E PASADO COSAS SIMILARES, Y EL PENSAR EN LA OTRA PERSONA AYUDA MUCHO MAS, ECHALE GANAS QUE EXSTE MUCHA GENTE A LA QUE LE IMPORTAS. CARDIO

12:07 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home