Por el Ojo de la Cerradura

Mi vida escapa a la normalidad en muchas formas, y son esas experiencias las que quiero compartir por esta via con el mundo. Busco mostrar solo ciertas partes de mi que enganchen la curiosidad de quien me lea, para que por unos momentos entren en contacto con mi propia esencia y logren verme a traves del ojo de la cerradura.

Nombre: Sebastian
Ubicación: Ciudad de Mexico, Mexico

viernes, diciembre 24, 2004

2004...

Hace quince dias anuncie que ya deberiamos terminar el 2004, no se si anticipaba algo.
En estos ultimos cuatro dias, he iniciado una de las despedidas mas fuertes e intensas de mi vida. Ahora, hay de despedidas a despedidas, las hay temporales y las hay definitivas, las hay agradables y las hay dolorosas, y esta que estoy viviendo es de las mas duras y gracias a dios solo se presenta una ves en la vida.
Siguiendo un poco el espiritu de este blog, una despedida es un final, un final que le abre las puertas a algo nuevo, indistintamemnte de su cualidad, lo cual entra perfectamente en la definicion de cambio. Hoy inicia toda una nueva etapa en mi vida, consecuencia de un cambio impuesto por la vida que definitivamente yo no elegi, y de serles sincero, nunca lo hubiera elegido de forma conciente. Pero bueno, el pasado ahi se queda y esa es precisamente mi lucha actual, el dejarlo ahi, atras, el tener la capacidad y la destreza para resolver aquellos procesos que quedaron abiertos sin traer los eventos a un presente ya que no estoy dispuesto a luchar con fantasmas.
En estos ultimos cuatro dias mis hermanos y yo despedimos de este mundo a mi padre, y cada uno, a nuestra muy particular manera, estamos cursando un terrible cambio, una revision de vida y un reajuste emocional tremendo.
Cuando se habla de los padres, uno puede encontrar los sentimientos mas hermosos, pero muy factiblemente los mas dolorosos, y es eso lo que define mucho el duelo por la perdida de un padre, una intensidad emocional terrible que acompaña al doliente en esos recorridos por cuanto extremo emocional toca al recordar. Ame a mi padre, pero esto se dio al principio y al final de nuestra existencia juntos. Ese gran periodo intermedio fue caracterizado por un limbo emocional de mi parte hacia el, ya que no habia forma en que los dos puedieramos relacionarnos, salpicado por momentos de dolor, coraje, e incluso solo un par de veces odio. Hoy recapitulo toda esta historia, 31 años y medio, de los cuales si junto todos los momentos calidos, amorosos, amistosos creo que podria hablar solo de una cuarta parte de esta vida juntos, y hoy doy gracias por ese periodo de tiempo, que a algunos les parecera poco y a otros mucho, pero fue el tiempo en que encontre a mi padre, y me encontre a mi como su hijo, por lo cual podria decir que llegamos a cumplir nuestra mision juntos, encontrarnos y querernos.
He caido en el error de comparar mi relacion con el con la que tienen otros padres e hijos, y digo error porque me ha sacado de mi realidad y de mi momento, y basicamente,e stas comparaciones las hacia mientras el estaba vivo. Ahora que no esta aqui no lo he hecho y es casi como si la vida me hubiera entregado la piedra roseta para interpretar sus palabras y entender sus comportamientos, ironicamente lo hizo en su muerte. Hoy entiendo que esa relacion cercana, solida y estable apenas comenzo unos años atras y que de hoy en adelante solo puede crecer y fortalecerse.
Adios papi, no hay resentimientos ni coraje, solo amor, descansa en paz.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Sigue escribiendo no te detengas hay gente a la cual tus palabras nos llegan mas de lo que te imaginas y recuerda que cada hombre determina por sí mismo mediante su manera de sentir, querer, hablar y actuar si el Más allá se le presenta como cielo o infierno, pues quien domina la escuela de la vida en la tierra cumpliendo las leyes divinas, se ha forjado ya en la Tierra una vida luminosa y feliz para el Más allá.
Bad Alfie

1:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home