Por el Ojo de la Cerradura

Mi vida escapa a la normalidad en muchas formas, y son esas experiencias las que quiero compartir por esta via con el mundo. Busco mostrar solo ciertas partes de mi que enganchen la curiosidad de quien me lea, para que por unos momentos entren en contacto con mi propia esencia y logren verme a traves del ojo de la cerradura.

Nombre: Sebastian
Ubicación: Ciudad de Mexico, Mexico

viernes, mayo 26, 2006

¿Honestidad?

Los ultimos dias han sido un tanto complejos. La vida se ha mostrado un tanto interesada en poner frente a mi rejega cara todo aquello que no habia querido ver o que no habia podido ver. En fin, han sido unas semanitas algo dificultosas.
Que es lo que uno debe hacer cuando de pronto gente querida, gente cercana, todos, empiezan a decirte aquellos detalles que escaparon de tu percepcion al conocer a alguien, al escuchar a otros, al analizarte a ti mismo. Honestidad brutal, conciencia absoluta, balde de agua fria. Je! Aun con todo esto es bueno saber que uno sigue teniendo capacidad de asombro, injecta un poco de vitalidad e ingenuidad a la vida, y muy necesarias por cierto.
Hoy abro mi mail, estoy suscrito a una pagina de kabbalah digerida para mentes no entrenadas en ella, una pagina muy buena por cierto. El tema del dia "Sobornando a nosotros mismos". Santo. Despues del susto inicial continuo leyendo el articulo y me doy cuenta de que el escalofrio que recorrio mi espinda dorsal no estuvo muy equivocado.
El articulo trata sobre el cuidado que debemos tener en cuanto a nuestro crecimiento espiritual, suena inocuo, no lo es. Habla sobre la frecuencia que debemos establecer para tener un autoexamen de nuestro desarrollo y de la honestidad con que debemos enfrentar dicha examinacion. "Tendemos a minimizar las areas que debemos crecer aumentando la importancia de lo aque ya hemos logrado" dice el Rabino Michael Berg, editor en jefe de la pagina de la que les hablo, "debemos juzgarnos sin compararnos a otros, sino contra nuestro propio potencial" continua diciendo. Helado, simple y sencillamente helado. Me detuve en esas lineas para leerlas varias veces para que tan sencillo mensaje entrara a mis procesos sinapticos.
Hoy el tema recurrente, antes de leer dicho articulo, fue precisamente ese, el no justificar nuestras acciones por el tinte de las acciones del de enfrente. Confrontacion, honestidad absoluta, conciencia brutal. No una, sino 4 personas recibieron ese mismo mensaje a manos de este pseudo-autor, 5 si contamos que a veces escucho los mismos consejos que les doy a otros.
Hoy hare caso de mi consejo, y el de Rav Berg. Hoy me axameinare ante los vigilantes ojos de Dios, dandole el papel de referi.

Saludos!

2 Comments:

Anonymous carmen said...

Asi es, comparar nuestras acciones con las de otros no es mas que la busqueda de una justificacion, ya que de hecho estamos dudando de nuestro sentido de la justicia y la honestidad al respecto. Sin embargo creo que si antes de actuar hacemos uso de la honestidad y la justicia y buscamos en nosotros mismo la respuesta, analizando nuestros sentimientos bajo la supervision estricta de Dios y sus mandamientos, encontraremos una verdad nueva cada dia y fortaleceremos mas nuestra conciencia. Luego no tendremos jamas la mas minima intencion de comparar nuestras acciones con las de otro ni seremos tan severos en nuestras criticas al projimo

3:53 p.m.  
Anonymous carmen said...

Asi es, comparar nuestras acciones con las de otros no es mas que la busqueda de una justificacion, ya que de hecho estamos dudando de nuestro sentido de la justicia y la honestidad al respecto. Sin embargo creo que si antes de actuar hacemos uso de la honestidad y la justicia y buscamos en nosotros mismo la respuesta, analizando nuestros sentimientos bajo la supervision estricta de Dios y sus mandamientos, encontraremos una verdad nueva cada dia y fortaleceremos mas nuestra conciencia. Luego no tendremos jamas la mas minima intencion de comparar nuestras acciones con las de otro

3:54 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home